ecuánime

Raros entre nosotros
siempre los hubo
y entre ellos habrá alguno
que equipare la vida de un hombre
a la de un simple pollo.

Yo ya no,
válgame dios.

Pero si ese hombre eres tú
te espantará saber que hace poco
una docena de hombres
murieron afectados
por una extraña gripe aviar

y que
para evitar
lo que se quiso llamar
un mal mayor

fueron sacrificadas las vidas
de cuarenta y tres millones de pollos.

Yo,
que como ya digo,
no siento nada particular
por los pollos,

puedo aún así
considerar excesivo
valorar la vida de un hombre
en tres millones quinientos ochenta y tres mil trescientos treinta y cuatro
ejemplares de pollo.

llegar a verlo

dicen que habrá un fin
para este apetito destructor
que todo lo roe
todo lo arrasa
y todo lo quema

que cederá vencido
por la edad
el cansancio
o el tedio

dicen que hasta entonces
no sabremos lo que es ser libres

que lucharemos siempre
contra esta fuente de dolor
íntimo y ajeno

aconsejan fortaleza y rectitud

constancia y estoicismo

en tanto se consume la llama
de tan lúcido ardor.

corporal

“ningún rastro,
como si nada hubiera ocurrido”.

Romain Gary, Clair de femme.

Que se me hunda entero el cuerpo
en un derrumbe hueco del pecho
y al abrir la boca
salte a por aire el estomago lleno

de corazón indigesto.

Que me llore el escroto a lagrimones
y no me crezca el pelo

y se me parta el alma en los labios
y caigan dientes pocos
y agujeros.

Que se sacuda en sangre mi lengua
y se agoten las palabras en burbujas onomatopéyicas.

Que se me hinchen los ojos
y se me rompan las venas
y se me caigan los dedos
a manos llenas.

Que todo sea una gran mueca tristeza

y entonces

se me agriete el cráneo
y salga todo mierda.

un mal día, allá por Abril de 1997.

living in the fast lane

En esta habitación blanca,
hay tres objetos
que podrían arruinar mi vida.

Aquel que se alza
no sabe cuáles son
pero los busca en mí.

De su mano izquierda
cuelgan las llaves
y su derecha descansa
sobre la pistola enfundada
que apuntala su sonrisa:

    “¿Qué hay de nuevo,
    Kimosabe?”

Yo elevo mis manos
y contesto:

    “Nada,”

porque pretendo salir de aquí

    “sólo me lavo las manos.”

con mis tres objetos

    “Anda, date el piro.”

y su vida.

esencia

Tengo la memoria congelada
sobre un recuerdo concreto

si me dejo llevar
ese recuerdo llega siempre el primero

y después
ya no vienen más

Siento como si toda mi verdad
estuviera concentrada
en ese momento final de oscuridad
reclinado sobre el asiento
de un Pontiac dorado y sucio

Conduce mi mejor amigo de entonces
y escuchamos música ensordecedora

los dos estamos fumados, bebidos y drogados
es muy tarde
y merodeamos en la negrura de las carreteras secundarias
recorriendo bosques con bestias
y nadie más dentro

La ciudad brilla a lo lejos.
Se puede distinguir su derroche de energía eléctrica
reflejado en el horizonte
bajo un cielo sin estrellas.

El momento es tan perfecto,
que le pido a mi amigo que estrelle el coche
y nos mate

pero él
dejará pasar el tiempo
en silencio y sin hacerlo

Más tarde
me confesará avergonzado
no haber podido sobreponerse a la posibilidad

de que uno
de los dos

sobreviviera

flight

Amor,
os quiero
pero este amor que siento
no conseguirá mantener el avión en vuelo

me estrello

y junto a mí, toda esta gente.

Centrifugo muchas cosas
estoy cargado de emociones

rabio de odio a mí mismo
por subir voluntario a este avión
pagando un buen dinero
mejor gastado en otra cosa
mejor tirado a la basura
para que este puto avión me mate

con lo bien que estaría yo en casa
aplastándome con un martillo el dedo.

También reboso amor
amor por los que me rodean
no sólo aquí, si no también ahí abajo
donde seguiréis viviendo los que quiero

sólo lamento que éste amor
vaya a derramarse en un momento
a esparcirse junto al fuselaje por el suelo

a echarse a perder

allí donde no servirá de nada a nadie.

Hago memoria
de la última vez que me senté a escribir.

Algo sobre la tristeza implícita
en la música que tengo por costumbre escuchar,

sobre la fuerza destructiva que esconde
un simple comentario al sugerir
que la gente feliz
no escucha cosas así.

Contemplo el paisaje que estreno
de ser eso cierto

la sensación de no haber sido nunca

de desconocer por completo.

La magnitud de la tragedia
de no haber sido capaz de observar
la abismal diferencia entre ser alegre
y ser feliz.

Algo se mueve en mí al pensar esto
algo que he tocado y está vivo

releo esto.