VÁSTAGO

Sus ojos me traspasan
como estacas

Me turba contemplar
cómo él sabe
quién soy yo
en realidad

A pesar de mi desapariencia
sé que él me tiene calado

y no comprendo
cómo no desconfía

plácido

acunado entre mis brazos

BORRADOR DE DIOS

Creo en Dios pero
es mi Dios
un Dios que no comparto
con nadie.

Mi Dios está lejos del dios
maricón
de los cristianos.

El Amor de mi Dios
quema como un sol
y mi Dios aborrece a los que rezan
arrodillados.

Somos solos, mi Dios y yo.

Y yo por mi Dios,
mato.

– – –

DEZ

Respirar, comer y beber;
los requisitos para seguir con vida,
sólo vienen a demostrar
que nuestro estado natural es muertos
como las motos
tan brillantes y veloces
caen al suelo tan pronto se detienen