NO NONSENSE

Aprovechando un segundo a un lado
pensé en decir algo
verdadero
pero nada me vino a la cabeza
y me quedé con el atardecer rosado
mientras deshacía una maleta vieja
que encontré bajo las escaleras

a veces me quedo tan quieto
como puedo y me digo
que se abre ante mí un paisaje
infinito cuando no es cierto

la lluvia repicaba como loca en el tejado

después nos
sentamos en el porche
desgranando guisantes y citando Escrituras

los pájaros en los árboles del té
parecían cansados

el cielo
volvió a abrirse como una tienda de comestibles
en una carretera desierta

yo conseguí
dejarme atrás
liberado

y una especie de translúcida
sensación de orden
como una pequeña manada de gacelas
entró en mi cabeza

Sin Tonterías, de Charlie Smith