CABEZAS

Un abejorro y niños rusos
son mi primer desayuno.

A los poetas,
como a los zombis,
nos gusta devorar cabezas.

Todo está en paz en el mundo
siempre y cuando
mis hijos duerman.