HATE

A veces me despierto en mitad de la noche, cagándome en todo.
Yo solo, atendiendo a un despertador hecho de odio.

-¿Odio a qué?-, diréis,
pero la pregunta es tonta porque
lo sabéis de sobra