ecuánime

Raros entre nosotros
siempre los hubo
y entre ellos habrá alguno
que equipare la vida de un hombre
a la de un simple pollo.

Yo ya no,
válgame dios.

Pero si ese hombre eres tú
te espantará saber que hace poco
una docena de hombres
murieron afectados
por una extraña gripe aviar

y que
para evitar
lo que se quiso llamar
un mal mayor

fueron sacrificadas las vidas
de cuarenta y tres millones de pollos.

Yo,
que como ya digo,
no siento nada particular
por los pollos,

puedo aún así
considerar excesivo
valorar la vida de un hombre
en tres millones quinientos ochenta y tres mil trescientos treinta y cuatro
ejemplares de pollo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s