duelo

Ojo al diálogo establecido entre el “Rengo Wrongo” de Jorge Riechmann, y el/la misterioso/a Decira Nómalo en el Diario de Lecturas de Vicente Luis Mora. Imprescindible:

Nómalo piensa:
la poesía debe escribirse
como se conduce
por una autopista
atestada.
Con los ojos al frente,
pero todos los sentidos
detectando
inconscientemente
cualquier leve
movimiento
de los demás.

*

Wrongo dice que las novelas
se acaban, pero que los poemas no:
que los termina el lector
mientras que los novelistas
dan sus mundos por terminados
con un punto final,
y otro punto de suficiencia.

Nómalo dice
desde su mundo errante
y su prosística duda:
las novelas, Wrongo,
sólo se acaban cuando los mundos
descritos en ellas se habitan.
Hasta entonces son caligrafía.
Y, desde entonces, casas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s