Gato


Cuando este gato elige
la oculta irradiación de tu tristeza,
su pelaje te salva de ti mismo.
Después se lleva al ático,
mansamente, el voltaje de tu pena,
la corriente del no que por tu sangre
le dice no a las cosas de este día.

Después lo oyes llorar tras de la puerta
y te cuesta pensar que es sólo él.


“Gato en el hombro”, de Álvaro García. Para lo que no existe. Ed. Pre-Textos, 1999.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s