white noise

Su inmenso lamento continuaba, oleada tras oleada. Era un sonido tan amplio y tan puro que casi era posible detenerse a escucharlo, intentar aprehenderlo conscientemente como el que elabora un registro mental en el interior de un teatro o una sala de conciertos. No se limitaba a lloriquear o gimotear. Lloraba a pleno pulmón, expresando cosas innombrables de un modo que llegaba a conmoverme por su profundidad y su riqueza. Era como una antigua endecha, especialmente impresionante por su deliberada monotonía. Un ululato. Le sostuve en pie por las axilas. A medida que el llanto continuaba, mis reflexiones experimentaron un curioso desplazamiento. Advertí que no deseaba especialmente que cesara. No tenía por qué ser tan terrible, pensé, permanecer escuchando aquello un rato más. Nos miramos. Bajo aquel semblante aturdido funcionaba una inteligencia compleja. Le sostuve con una mano, sirviéndome de la otra para contar en alemán y en voz alta sus dedos, ocultos bajo los guantes. Su llanto inconsolable prosiguió. Dejé que me azotara, como una lluvia a raudales. Penetré en él, en cierto modo. Permití que se abatiera y rebotara sobre mi rostro y mi pecho. Comencé a pensar que el niño había desaparecido bajo sus propios aullidos, y que si lograba reunirme con él en el espacio perdido y suspendido en el que se encontraba, ambos podríamos desarrollar juntos quién sabe qué intrépido prodigio de inteligibilidad. Dejé que se estrellara contra mi cuerpo. No tiene por qué ser tan terrible, pensé, permanecer aquí otras cuatro horas más con el motor en marcha y la calefacción encendida, escuchando este lamento uniforme. Puede resultar bueno, puede resultar curiosamente apaciguador. Lo penetré, me dejé caer en su interior, dejando que me arropara y me cubriera. Lloraba con los ojos abiertos, con los ojos cerrados, con las manos en los bolsillos, con los guantes puestos y quitados. Yo seguía allí sentado, asintiendo lentamente.

Don DeLillo: Ruido de fondo. Página 108.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s